Escape room el libro morir dos veces - Tery Logan

Escape room. El libro: Morir dos veces – Tery Logan

Pon a prueba tu habilidad e inteligencia con este escape room en forma de libro. ¿Lograrás resolver el enigma?

Cerca de Glasgow, Escocia, finales del siglo XIX. El doctor Loch Bolt es requerido por el sospechoso habitante de una suntuosa mansión para extender el certificado de defunción de su sobrino. Se le ofrece mucho dinero por ello, y el médico acepta, pero no saldrá bien parado…

Tu misión será ayudar a su amigo Colin Walsh a desentrañar el misterio y además a salir indemne de las garras de los malhechores. A través de acertijos analógicos y digitales, a los que accederás mediante códigos QR, irás adentrándote en la trama criminal hasta llegar a la prueba final. Si has superado todos los retos, podrás cumplir tu objetivo.

Reina Roja - Juan Gómez-Jurado

Reina Roja – Juan Gómez-Jurado

Antonia Scott es especial. Muy especial.

No es policía ni criminalista. Nunca ha empuñado un arma ni llevado una placa, y, sin embargo, ha resuelto decenas de crímenes.

Pero hace un tiempo que Antonia no sale de su ático de Lavapiés. Las cosas que ha perdido le importan mucho más que las que esperan ahí fuera.

Tampoco recibe visitas. Por eso no le gusta nada, nada, cuando escucha unos pasos desconocidos subiendo las escaleras hasta el último piso.

Sea quien sea, Antonia está segura de que viene a buscarla.

Y eso le gusta aún menos.

La chica del tren - Paula Hawkins

La chica del tren – Paula Hawkins

¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso?
Rachel, sí

Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?

Tú no la conoces. Ella a ti, sí.