Aquellas niñas que reconocimos en fotos - Raúl Quirós MolinaSinopsis de “Aquellas niñas que reconocimos en fotos”:

Después de dos años cuidando de su madre enferma, Adela ha de enfrentarse a la tarea de rehacer su vida. Para ello se abre un perfil en una página de citas en la que conoce a Honduras, el único hombre que la trata con respeto y cortesía. Al mismo tiempo, conoce a David, novio de Teresa, dueño de varios gimnasios y maltratador, con quien comienza una relación tóxica. Conforme avanza la relación, Adela trata de librarse de David mientras le confiesa todo a Honduras a través de Internet. Pero la persistencia de David va en aumento…

Años más tarde, la cantante latina más importante del momento, que superó a las grandes estrellas de principios del siglo XXI como Rihanna o Lady Gaga cuenta su vida antes de morir de cáncer. A lo largo de una historia en primera persona, narra un infierno de maltratos, prostitución y pederastia en su ciudad natal, pero también de complicidad con las mujeres que le rodeaban, compañerismo y el amor, el suave y el terrible. Y cómo llegó a conocer a Adela, la persona que le pudo cambiar la vida…

Mi opinión:

Por resumirlo de alguna manera, diré que leer Aquellas niñas que reconocimos en fotos ha sido raro.

El libro está dividido en dos partes, más un epílogo. La primera parte está narrada por Adela, y la segunda por María. Y lo raro es que, aunque la parte de Adela se me ha hecho pesada y me ha costado leerla, la de María la he devorado, no me ha durado nada. Y es raro también porque, en cierto modo, me gusta que haya sido así, porque cada parte refleja perfectamente la personalidad de su protagonista, y es posible que la de Adela se me haya hecho pesada por la tirria que le he cogido, no lo niego.

Lo que sí es cierto es que Aquellas niñas que reconocimos en fotos, que fue finalista del Premio Nadal 2018, refleja realidades. Realidades de que, por más que nos pese, siguen sucediendo a diario, aunque a veces se nos olvide, porque no las vemos. Y puede que sea necesario leer sobre ellas más a menudo para ser conscientes de nuestra suerte.

Otra factor que veo necesario destacar es la velocidad con la que transcurren los sucesos relatados. No es tanto una novela al uso, con sus escenas llenas de descripciones y largos diálogos entre los personajes, como una recapitulación de hechos que han llevado a una situación concreta. Entre párrafos pueden transcurrir años, meses o a penas unos días, en función de cada caso.

Lo que más me gusta: La historia de María, sin duda. Una historia dura, pero que me ha enganchado desde la primera página. ¡Ah! Y, como esta parte sucede en el futuro, me declaro muy fan de las retiradas de los escenarios que el autor ha previsto para algunas de las cantantes más exitosas de la actualidad, como Lady Gaga o Rihanna.

Lo que menos me gusta: Los tiempos en los que están narradas las historias me han resultado confusos por momentos, y los párrafos son excesivamente largos para mi gusto. Un poco más de aire no le vendría mal.

Ver este libro en Amazon

Valoración:

¡Sígueme en Instagram!

Aquellas niñas que reconocimos en fotos - Raúl Quirós Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *