La librería del señor Livingstone - Mónica GutiérrezSinopsis de “La librería del señor Livingstone”:

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas.

Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood.

Mi opinión:

La librería del señor Livingstone ha sido el primer libro de Mónica Gutiérrez que he leído, pero os puedo asegurar que no será el último. Se trata de una novela feelgood, un género que la propia autora menciona varias veces a lo largo de la historia, y la primera que yo leo de esta categoría. Para los que no sepáis lo que es, las novelas feelgood son historias sencillas, en las que priman los buenos sentimientos como la solidaridad o la amistad, y en las que la lectura busca dejar buen sabor de boca al lector, por lo que siempre tienen un final feliz.

En La librería del señor Livingstone he encontrado, al igual que la protagonista, un refugio de la realidad. El local de dos pisos con suelos de madera, la escalera con la barandilla de metal labrado, Oliver Twist, Sioban y el señor Livingstone acogen al lector entre ellos, devolviéndole la ilusión y el optimismo por la vida. La historia de Agnes, la protagonista, podría ser la de cualquier persona que emigra a otro país en busca de trabajo, por lo que el lector empatiza inmediatamente con ella y su situación. Y aunque, reconozcámoslo, las situaciones que se viven en la tienda son algo extravagantes, no son imposibles ni inverosímiles, podrían suceder perfectamente en cualquier pequeña librería de barrio.

Respecto a la narrativa, el estilo de esta escritora me ha enganchado desde la primera página. Consigue algo que muy pocos autores logran: transmitir mucho con muy poco. Una lectura sencilla pero cargada de pequeños detalles que sumergen al lector completamente en los escenarios descritos.

Lo que más me gusta: Precisamente el estilo feelgood de la novela. Te deja buen sabor de boca y no hay grandes dramas. Una lectura tranquila, sin duda, pero no aburrida.

Lo que menos me gusta: Que, en ocasiones, los diálogos, o incluso los propios personajes, me han resultado demasiado pedantes y rebuscados.

Comprar este libro en Amazon

Valoración:

¡Sígueme en Instagram!

La librería del señor Livingstone, Mónica Gutiérrez - instagram loslibrosdepaula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

89 − 87 =