bloqueo lector, causas y soluciones¡Hola, mis lectores bonitos! Hoy, en vez de dejaros una reseña, quiero hablaros de mi situación: estoy pasando por un bloqueo lector, y mi pila de libros pendientes no para de crecer.

¿No sabes lo que es eso? No te preocupes, que te lo explico en un momento.

¿Qué caracteriza al bloqueo lector?

  1. No es algo que suceda de golpe, empieza sin que te des cuenta.
  2. Tu lista de libros pendientes sigue creciendo, pero no eliminas ninguno.
  3. Llega un momento en el que solo pensar en leer se te hace cuesta arriba.
  4. Te sientes culpable.
  5. Te autoconvences de que es simple pereza, así que te obligas a leer.
  6. La obligación hace que leer deje de ser divertido, y acaba afectando a tu autoestima.
  7. Sigues acumulando libros.
  8. Los días pasan y sigues sin leer, así que te escondes y sufres en silencio, como si tuvieras hemorroides.

Si te suena alguno de estos puntos es más que probable que hayas sufrido bloqueo lector. Pasa mucho, es más común de lo que parece, y si eres un lector asiduo es casi seguro que lo padecerás alguna vez en tu vida.

En mi caso, no es la primera vez que paso por esto. Llevo leyendo de manera casi compulsiva desde que tengo memoria, así que más de una vez mi cerebro ha dicho “¡basta!” y se ha declarado en huelga. Normalmente dura unos pocos días o semanas, pero mi récord creo que fueron casi dos años.

¿Dos años enteros en los que no toqué un libro? No, eso sería imposible, pero sí fueron dos años en los que no leí nada nuevo, me limité a releer mis libros favoritos.

Vale, perdón, no pretendo asustar a nadie. Salvo que tengas un ritmo de lectura similar al mío (un libro al día en las épocas buenas), dudo que te dure tanto como a mí. Aún así, aquí te dejo unos cuantos consejos para superarlo.

Remedios para el bloqueo lector

  1. No te agobies. En serio, no sirve de nada. Si tu cerebro te está pidiendo unas vacaciones, dáselas.
  2. Realiza otras actividades que te gusten. Las que sean. Distráete y no pienses en tu pila de libros pendientes.
  3. No te obligues a leer. Por experiencia, esto es lo peor que puedes hacer. Leer tiene que ser un hobby, y tiene que ser divertido.
  4. Relee. Si, como yo, eres incapaz de estar mucho tiempo sin leer nada, aprovecha para volver a disfrutar de tus historias favoritas.
  5. Si lees siempre el mismo estilo, puedes probar a leer algo nuevo. El mundo literario está lleno de géneros fantásticos, ¿por qué estancarse solo en uno?
  6. Si te apetece leer un libro nuevo, aunque tengas varios empezados, ¡hazlo! De mi último bloqueo lector salí gracias a la novela romántica, un género que hasta entonces nunca había leído.

Y volviendo al tema de mi bloqueo actual… ¿eso significa que os voy a dejar sin reseñas hasta que se me pase? ¡Ni hablar! No os libraréis de mí tan fácilmente. Normalmente leo más de lo que soy capaz de reseñar, así que tengo material de emergencia al que puedo recurrir, así que en breves tendréis una nueva reseña.

¡Sed buenos hasta entonces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *